Colegio  | Pagina inicial del Colegio
COLEGIO AGUSTINIANO LA DIVINA PASTORA
COLEGIO AGUSTINIANO LA DIVINA PASTORA


RESEÑA HISTÓRICA DE LA INSTITUCIÓN

    El 18 de Septiembre de 1935, tres meses antes de culminar la dictadura del Gral. Juan Vicente Gómez y por iniciativa de La Madre María de San José, salía de Maracay hacia Caracas, un grupo de religiosas agustinianas venezolanas con el fin de fundar una institución benéfica infantil en la parroquia de La Divina Pastora.

    Las religiosas que participaron de esta fundación fueron la hermana San Luis Gonzaga, superiora; Hnas. Virginia María, María Consuelo y Corteza María. Vinieron acompañadas de un grupo de niñas y dos jovencitas: Ignacia Herrera y María de Jesús Dávila. Después de algunas horas de viaje arriban  a  La Pastora, a la calle San Antonio a Santa Rosa, donde se hallaban las cuatro casitas que había de albergarlas.

    Todo comenzó en la mayor pobreza y así lo expresa La Madre María de San José en sus crónicas: “Esta fundación ha sido la más pobre, pero la más amada por los sacrificios ofrecidos”. La preparación de las “celdas” o habitaciones privadas de las hermanas había sido obra de Las González Padrón, una familia honorable de la época, oriunda de Choroní y vecina de La Pastora.  Esta misma familia bienhechora se encargó de la limpieza y arreglo del local. La nueva fundación tomó el nombre de Asilo de La Divina Pastora y seis días después, el 24 de septiembre se instaló en ella el Sacramento de La Eucaristía. Los exiguos recursos económicos de la obra hicieron que la Madre María afirmara: “bien podemos llamarla casa de La Divina Providencia”. Tradicionalmente, La Congregación podía sostener sus obras benéficas en el país a través de recaudaciones; pero en esta ocasión no contó con el permiso de las autoridades competentes para ello. Ante esta situación, por demás crítica, las Hermanas de Nuestra Señora de Lourdes, generosamente cedían al Asilo el producto de su propia recolección en La Pastora.

    El Padre Cabrera periódicamente viajaba a Caracas y les traía alguna ayuda especialmente en víveres. La señorita Carmen González prestaba su colaboración en todo cuanto podía; era ella la encargada de solicitar el pan en alguna panadería, frío o duro, como lo dieran. Entre los benefactores más conocidos se encontraron la ya mencionada familia González Padrón constituida por misia Angelina (viuda) y sus hijas Mercedes, Carmen, María Magdalena y Rosa Angelina; Delfina Luna, María Luisa de Sánchez, esposa del comerciante José Manuel (Sánchez y Cía.); María de Quintana y Juan Soriano.

    Es digno de mencionar el abnegado aporte de una religiosa no residente en Caracas: la Hna. María Estela. pertenecía a la comunidad de Maracay donde desempeñaba las funciones de secretaria parroquial , “precursora de la fundación”, con frecuencia se trasladaba a Caracas a fin de efectuar recolecciones en beneficio del Asilo sin importarle molestias ni privaciones, pese a su delicada salud.

    El libro de estadísticas del colegio registra la inscripción de la escuela en el Ministerio de Educación en 1936. A partir de 1942, el nombre original de    “Asilo Divina Pastora”,  sufre una modificación en la correspondencia oficial del Ministerio de Educación en la cual se denomina “Escuela anexa al Asilo Divina Pastora”. Finalmente en 1945 el nombre de “Asilo” deja paso definitivo al de Colegio “La Divina Pastora”.

    En Septiembre de 1956, se creó el primer año de educación secundaria y al año siguiente el de educación normal. Prosigue el curso de comercio y se abre un internado para señoritas, alumnas del Plantel. Lamentablemente y por razones de orden económico, en 1963, la congregación se ve precisada a eliminar el bachillerato y la normal hasta 1982 cuando de nuevo se inicia el ciclo básico de educación secundaria. Es importante destacar que desde la fundación del Colegio en el año de 1935, las Hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, regentan la institución dando cabida en sus primeros inicios a la formación de numerosas niñas de clases populares.